Papel de oficio, poema de vocación.


Hoy te encontre seria, mas que de costumbre, seria como cuando alguién ha llorado durante mucho tiempo y un arrebato de rabia fue el responsable de la suspención de ese viaje al país de las lágrimas... que ya de por si siempre es un extraño país.

De pronto el desánimo es un muro de contingencia impenetrable cuando no tienes forma de derrumbar... tus ojos que un día fueron un cartel de bienvenida son en este momento un largo camino de regreso de el país de la Utopía, un sueño construido de ruinas, de restos de naufragio.

Yo quisé escribir un poema que devolviera el inexistente continuo perpetuo, un agujero en la red de el tiempo, una excusa de acercamiento, un lugar inexistende desde el cuál no se llega desde ninguna parte, un estado del ser, una ecuación de sentimiento, un post grado a nuestra historia, pero mis ánimos y mis palabras se fueron transformando en algo demasiado formal, disonante totalmente en nuestro compromiso de promesas no prometidas, de recuerdos futuros y estrellas de el mar de Orión, y de a poco me fui quedando sin palabras de el corazón, sin ideas de el alma... y mi hoja se fue tornando tamaño oficio, mis palabras en sentimiento de curso legal... cambie el simil y la hipérvole por hipotesis e interpretación de leyes, razone lo que queria, tu tristeza me alejo mas de mi que de ti, y me quede por primera vez frente a ti y sin palabras.

Caí preso de un pánico depresivo. Con la hoja en la mano me perdí en un laberinto intransitable en mis memorias, camino único en mi presente, sé que al final estas tu leyendo un poema que no pude escribir, con tu sonrisa que inspira mis palabras, con tus ojos que me dan la bienvenida.

6 Se han dejado perfumar:

Terox dijo...
25 de julio de 2008, 9:10

La intención es lo que vale... (¿y cuanto vale? diría el contador). Vale más una buena prosa que un mal poema...

Capitán Melcocha dijo...
25 de julio de 2008, 21:11

y un día llegué al cuarto donde estaba mi ex novia, a la cual ya ni "te quiero" podía decirle. lloraba, y lloraba con esa lágrima dura de salir, de la que refleja la más onda tristeza. "yo sé que nuestra historia tiene final..."y se tiró en mi pecho.

no tuve poemas ni palabras esa vez.

MARISA dijo...
26 de julio de 2008, 6:25

pues independientemente de lo que quisieses escribir, esta prosa tiene un reflejo de verso..

maureen dijo...
26 de julio de 2008, 12:13

me encanto esta frase
"...perdí en un laberinto intransitable en mis memorias.."

me recuerda tanto mis enredos mentales, mis ataques de felicidades y tristeza, mi mania y mi depresion, mi paz y mi guerra, mi dualidad, mi pseudoestado bipolar, mi locura mas alla de la razon social
pero sin duda mi equilibrio existencial

saludos me encanta

Denise dijo...
27 de julio de 2008, 4:58

:_( mister amorexia, ayyyy, que no estoy yo para leer cosas tristes!

xwoman dijo...
27 de julio de 2008, 17:47

ayy existen miradas que nos devuelven la vida...o nos dejan morir...

Volver al inicio Volver arriba

Perfume de un beso.