No es que muera de amor (Jaime Sabines)


En esta oportunidad quiero compartir con ustedes un poema del ya fallecido escritor mexicano Jaime Sabines. A muchos quizás no les guste este poeta, pero para mí es uno de los mejores cuando de hablar de amor se trata.

Por suerte encontré un video en YouTube.com del texto, recitado nada más y nada menos que por el mismísimo autor.

Este post va dedicado a todos aquellos que hemos conocido la distancia y la ausencia; va dirigido a aquellos que entre dudas y miedos hemos descubierto que existe la salvación y el término de nuestras tristezas.

Va dedicado a los que necesitamos; a los que de alguna forma hemos tenido en las manos infinitud de caricias jamás entregadas; afectos idos o recuerdos rotos.

Va dedicado a los que mueren diariamente ante la mirada ardiente del amor.




No es que muera de amor, muero de ti.
Muero de ti, amor, de amor de ti,
de urgencia mía de mi piel de ti,
de mi alma, de ti y de mi boca
y del insoportable que yo soy sin ti.

Muero de ti y de mi, muero de ambos,
de nosotros, de ese,
desgarrado, partido,
me muero, te muero, lo morimos.

Morimos en mi cuarto en que estoy solo,
en mi cama en que faltas,
en la calle donde mi brazo va vacío,
en el cine y los parques, los tranvías,
los lugares donde mi hombro
acostumbra tu cabeza
y mi mano tu mano
y todo yo te sé como yo mismo.

Morimos en el sitio que le he prestado al aire
para que estés fuera de mí,
y en el lugar en que el aire se acaba
cuando te echo mi piel encima
y nos conocemos en nosotros,
separados del mundo, dichosa, penetrada,
y cierto , interminable.

Morimos, lo sabemos, lo ignoran, nos morimos
entre los dos, ahora, separados,
del uno al otro, diariamente,
cayéndonos en múltiples estatuas,
en gestos que no vemos,
en nuestras manos que nos necesitan.

Nos morimos, amor, muero en tu vientre
que no muerdo ni beso,
en tus muslos dulcísimos y vivos,
en tu carne sin fin, muero de máscaras,
de triángulos oscuros e incesantes.
Muero de mi cuerpo y de tu cuerpo,
de nuestra muerte ,amor, muero, morimos.
En el pozo de amor a todas horas,
inconsolable, a gritos,
dentro de mi, quiero decir, te llamo,
te llaman los que nacen, los que vienen
de atrás, de ti, los que a ti llegan.
Nos morimos, amor, y nada hacemos
sino morirnos más, hora tras hora,
y escribirnos y hablarnos y morirnos.
--*--

5 Se han dejado perfumar:

Amorexia. dijo...
28 de julio de 2008, 18:14

Oh Sabines! Sabines! cuán maravilloso es el sufrir en sus letras!! Buena elección.

Capitán Melcocha dijo...
29 de julio de 2008, 6:00

que madre....esas palabras calzan con una de mis historias!

bueno, al menos cuando he muerto vivo en otras cosas que me permiten resurgir...igual que aunque muera y duela, el amor es algunas veces así.

La Morada dijo...
29 de julio de 2008, 21:34

Nunk había leído Sanibes o_O

Pero este poema me encantó! Algunas recuerdos me embargaron...

Denise dijo...
30 de julio de 2008, 7:27

Ese poema es de las cosas más preciosas del mundo!!!!

Julia Ardón dijo...
30 de julio de 2008, 8:05

A mi me fascina Sabines.

Volver al inicio Volver arriba

Perfume de un beso.