La Despedida


Get Music Tracks!Create A Playlist!



Nos conocimos en Vietnam. Llegué a la enfermería por una herida menor, ¿recordás cuál era? Je, siempre se te olvida... Fue en mi estómago. Y cuando llegué a que me atendieras, no pude evitarlo. Pensé que no me habías notado; luego me contaste que sabías de mi existencia, incluso antes de la herida. Supongo que el dolor puede traer cosas buenas, y ese dolor lo empezó todo. Cuando me estabas curando, y le dijiste a alguien más que siguiera; en ese momento me di cuenta de que yo era un soldado más para vos. Qué idiota, ¿cómo pude haber pensado que te fijarías en mí? En mí... En mí... Luego me contaste que no querías que notara cuánto temblabas. A lo mejor yo temblaba también, y por eso no me di cuenta.

Luego, llegó el momento. Luego bromeabas diciendo que perdí mi brazo solo para volverte a ver. ¿Sabés? Si tuviera que volverlo a hacer, lo haría. Si, sabiendo lo que ibas a significar en mi vida, me hubieran pedido ambos brazos y mis piernas, habría renunciado a ellas. Porque vos fuiste mi mano derecha, mi brazo entero, toda la vida. Porque indiscutiblemente te convertiste en la más indispensable parte de mi cuerpo, en la más hermosa, en la única.

Estuviste ahí cuando me amputaron el brazo, me diste la noticia. Fue la primera vez que di un "medio abrazo", como solías decirle, ¿lo recordás?. Te abracé porque apenas desperté, necesitaba a alguien. Tal vez en ese momento fue cuando me acostumbré a necesitarte a vos. Ese momento fue un preludio de nuestra vida. Te abracé, lloré como nunca hasta ese día, como miles de veces habría de llorar en tu hombro, como miles de veces habrías de consolarme. Me miraste a los ojos: "Tranquilo, todo va a estar bien. La recuperación es lenta..." No oí nada más. Estaba tan agradecido de tenerte...

Me enviaron de vuelta a casa. Y no extrañaba mi brazo, te extrañaba a vos. Te envié una carta de agradecimiento, y esperé. Esperé por semanas, meses... Años. Hasta perder la esperanza, cuando un buen día, llegaste a mi puerta. Quien me salvó de morir, llegó. Llegaste.

El primer beso, ¿lo recordás? Solíamos salir juntos a pasear. Pensé que el destino había hecho que vivieras cerca. Fue luego que me contaste que lo planeaste, que dejaste todo para intentarlo. Llegué a tu casa y reíamos. Nos quedamos viendo toda la eternidad. A veces siento que ese momento aún no ha terminado, mi vida. Y te digo mi vida no porque sea una expresión, sino porque realmente, VOS eras sinónimo de vida para mí. Vos fuiste mi vida. Vos fuiste el fuego. Vos fuiste mis sueños, mi realidad... mi vida... Y luego de mirarnos por siempre, el tiempo acabó. Te acercaste y yo tenía miedo. Cerré los ojos... te abracé...

Y desde entonces, fueron años... Años de regalarte mi vida, de compartir, de saber que nunca te ibas a ir. Como en el comienzo de tu enfermedad. Al principio eran dolores de cabeza. Luego se transformaron en migrañas insoportables. E iba a avanzar, lo sabías vos más que nadie. Hasta succionarte el color, mi vida. Hasta que te tuviera que llamar "mi muerte". Y avanzó. ¿Recordás aquel bolero que bailamos? Fue luego de que no pudieras caminar... Fue el último baile... Te sostuve con mi brazo... Te sostuve y movía tus piernas al ritmo de un lamento. Te sostuve al ritmo de las lágrimas. Y lloraste en mi hombro. Te miré a los ojos: "Tranquilo, todo va a estar bien".

Ya es casi medio siglo, medio siglo a tu lado. Medio siglo en que renunciamos a tener familia, a tener un pasado antes de Vietnam, solo para estar juntos. Porque nunca entendieron.

Nunca entendieron cuando entraron como corceles enfurecidos y te llevaron lejos de mí. ¿Para cuidarte, o para cuidar el dinero que nuestra soledad había acumulado? Y no pude entrar al hospital. No era nadie. Tus poemas diciendo que me amabas no eran nada. No eran papeles importantes, más que para mí. Mi amor, el amor... vos sabés que yo hubiera seguido sosteniendo tu mano; vos sabés que habría estado cada segundo; que hubiera velado tu sueño, cada vez más profundo, cada vez más latente, cada vez más prolongado, cada vez más cercano a la muerte. Vos sabés que no hubiera llorado para darte valor, vos sabés que no me hubiera separado de tu lecho, vos sabés que me habría dedicado a vos... Vos sabés...

Tu familia nos quitó nuestra casa, en tus poemas nunca dijiste que ambos la construimos. Tu familia arrasó con todo... Pero lo único que me duele es que arrasara con vos. Ahora no tengo nada material, pero no me interesa, no te tengo. Nunca nos casamos, ¿cómo demostrarle al mundo cuánto te amaba? ¿Por qué nunca pude decir "Acepto"? ¿Por qué nunca pude jurar estar a tu lado en la pobreza, en la enfermedad? Vos sabés que siempre estuve. Vos sabés que yo hubiera seguido sosteniendo tu mano, que te hubiera contado historias de solos de clarinetes y
hadas lunares, que no te habría dejado, que te hubiera dado un último beso cuando tu corazón no latiera. No me importó perder todo, porque lo único importante fuiste vos... Ya no hay brisas que me alegren, ya no hay vida, ya no hay fuego... E igual, dondequiera que estés ya no hay más vida, ni llanto, ni rabia, ni vida, ni voz...



Imagen gracias a BLOoDyPaRaDiZe en Deviantart.com

19 Se han dejado perfumar:

Terox dijo...
13 de mayo de 2008, 17:58

Wow...

Realmente excelente...

SarksTico dijo...
13 de mayo de 2008, 18:26

Oooook, ya sabés lo que pienso de esta historia, (como le dije a Mau en su último post, es de nudito en la garganta..) y además le agregas ESA canción!

Simplemente..

Creo q este blog no pudo empezar mejor..

;D

Capitán Melcocha dijo...
13 de mayo de 2008, 22:09

ahhh...que jueputa...mae...yo leyendo esta vara antes de dormir..y fijo que estoy sosteniendome las lágrimas..que madre..que rudo..

mae, yo sabía que no me equivocaba cuando pensé que aportarías grandísimas cosas a este blog..que bruto!!

mis respetos!! de verdad!! esto está sencillamente genial!!

maureen dijo...
13 de mayo de 2008, 22:26

....que te hubiera dado un último beso cuando tu corazón no latiera...
adoro esa frase
adoro las lagrimas que tengo, aunque mis ojos parezcan inmensas bolas de fuego y sienta que la cabeza se me va a partir del dolor que me quedo
genialllllllll!!!!!!!!!!!!

***plizzz quiten la palabra de verificacion gracias.

Amorexia dijo...
14 de mayo de 2008, 9:51

Magistral! me fascina! tanta impotencia! tanto amor que hay que tragarse grueso y ni un puto hombro que entienda por la maldita intolerancia! Dan ganas de gritar, de llorar, de rasgarse las vestiduras! y sos impotente, no podés hacer nada!

Gran texto mae! transmite, llega, fabuloso!

Julia Ardón dijo...
14 de mayo de 2008, 10:05

Me mataste. Qué canción más preciosa...!

sigo leyendo...

Julia Ardón dijo...
14 de mayo de 2008, 10:11

Para que te voy a decir nada si ya lo dijo un señor llamado don Lope hace muchos años...

"Esto es amor, quien lo probó, lo sabe"

Saliendo del arrobamiento: algo necesario. Por estas cosas vale la pena levantar banderas. No es correcto que nuestra sociedad no permita el matrimonio entre personas del mismo sexo. No hay derecho. No es justo.
Estamos debiéndole esta rectificación a la historia.

Shirley dijo...
14 de mayo de 2008, 12:57

Ay por Dios! Que triste!!!

Sin palabras.

John Doe dijo...
14 de mayo de 2008, 14:52

Me encantó... me fascinó... es tan verdadero, tan doloroso... me sacó las lágrimas... excelente que se haya creado un post así... simplemente excelente!

U.A.S dijo...
14 de mayo de 2008, 19:09

Terox: Wow, muchas gracias :D

Sar: Muchas gracias, especialmente por lo que ya habías dicho mientras el MSN me gritaba: "No se puedo entregar el mnensaje a todos los destinatarios"

Capi: Awwww, qué lindo, pues gracias más bien por tomarme en cuenta.

Maureen: Las últimas frases también son mis favoritas, todos los "hubiera"s. Y no sabía que tenía palabra de verificación, voy a ver si loo quito yo.

Julia: En 1967, la Suprema Corte aceptó que prohibir el matrimonio interracial era inconstitucional. Algún día será un debate ridículo, como lo es ahora pensar que un beso entre una negra y un chino es escandaloso.

Shirley: Es increíble, pero pasé varios días imaginándome los últimos párrafos, y de veras que podía llorar. Es triste, y lo más triste es que ha pasado, y pasa.

John: Gracias a vos por tus palabras (va a seguiiiir?): Sí, he dicho "gracias" muchas veces, pero es lo único que puedo decir. Muchas gracias.

U.A.S dijo...
14 de mayo de 2008, 19:09
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
John Doe dijo...
15 de mayo de 2008, 10:23

UAS, No me tiene que agradecer, la verdad, este blog está muy bueno... Más bien, gracias a ustedes, que están creando este espacio... Gracias, de verdad, a todos ustedes...

Reina de Ebano dijo...
16 de mayo de 2008, 22:07

Excelente texto, te aplaudo de pie.
El amor es hermoso, y es solo amor. El amor no comprende ignorancias.

Excelente!

U.A.S dijo...
16 de mayo de 2008, 22:41

John: Ok, no diré más :D :D :D

Reina de Ébano: Gracias, pero siéntese. Y lo que decís es muy cierto. No veo por qué hay que clasificar amores buenos y malos. Si dos personas se aman, let them be.

andrés dijo...
17 de mayo de 2008, 16:40

Buenisimo... en verdad me encanto la hstoria, un muy buen futuro se le ve al blog!

U.A.S dijo...
17 de mayo de 2008, 20:40

Eso esperamos todos. Muchas gracias :D

misantropeli dijo...
18 de mayo de 2008, 16:00

Soy una romántica sin remedio y este tipo de historias ne verdad me pegan fuerte.
Me encantó la redacción y el final pues simplemente sin palabras...
Hey este blog va x muyyy buen camino!!!!

U.A.S dijo...
18 de mayo de 2008, 18:55

Gracias, gracias!!!!! En serio que esos comentarios tan lindos le dan a uno ánimos para seguir escribiendo y tratar de que este blog crezca. muchas gracias :D :D :D

John Doe dijo...
20 de mayo de 2008, 8:25

Y sigue dando las gracias?!! jejeje esta super ese post... siga escribiendo así... wow... y esta bien, no me agradezca, al cabo que no quería!!! jejeje :D

Volver al inicio Volver arriba

Perfume de un beso.