El Silencio


Ella no sabe que el día en que por fin la besé, en sus labios dejé todo lo que deseé y amé de ella, y talvez ni siquiera se dió cuenta de que mi saliva sabía a despedida y adiós, a persona que se marcha y que no volverá jamás a cruzarse en nuestras vidas.


Creció conmigo y yo crecí con ella, niña de ojos siempre transparentes, mezcla de muñequita china y nativa americana. Desde niño amé sus cabellos oscuros, su forma libre de ser, su piel morena, sus hombros desnudos provocando al beso, pero sobre todo, esa sensación de miedo y taquicardia que era intrínseca a su cercanía.


Eran sus labios lo más deseado. Y lo más duro de tener a la vez. Sobre todo desde ese día en que envuelta en un vestidito estampado me miraba a menos de un metro de mi cara, hecha una niña mujer, contándome de cómo el sol quemó su piel en la playa mientras yo me clavaba los dedos en las palmas de las manos para evitar que mis caricias destruyeran esa visión de perfección que charlaba de cosas desvanecidas en el aroma a café de la tarde. De eso años luz han pasado.


Muchas veces evité su presencia. Sobre todo desde que me descubrí creciendo y deseándola como mujer. Y sí, tuve mi oportunidad, en la soledad de una cabaña clavada en algún lugar de Cartago, algún día perdido antes de que ella y yo fuésemos hombre y mujer. Pero el momento silencioso que el buen amante sabe convertir en beso mortal solamente acertó a transformarse en dos miradas esquivándose, un vacío doloroso que dice que algo faltó, y un hasta luego por la noche que no imaginaba me pesaría durante tantísimos años.


La vida nos conoció. Ella amó, se entregó y perdió. Yo por mi parte viví, bebí, amé, fumé, dolí, y volví a amar mil veces mientras en la línea continua de mi pensamiento, ese instante silencioso de aquella cabaña seguía gritándome que la besara. Pero no se daba más que en algunos sueños y charlas de amores inconclusos matizados con cervezas y amigos.


Amigos fuimos siempre. Y aún lo somos. Nos quisimos a más no poder, extrañándonos de lejos, acompañándonos solo con palabras y saludos de cumpleaños. Y así, en nuestra complicidad conocimos todas las historias mutuas que yo en mi mente maquillaba deseando ser protagonista, héroe y amante devorador y absoluto. Pero mis pasos caminaban cada día más lejos de los suyos, y la cabaña con su frío y árboles olorosos a humedad se convertía poco a poco en algo casi de risa, algo irónico y punzante que yo quería desaparecer cada día, pero que volvía por las noches junto a su voz tras el teléfono.


Un día el amante llego a su puerta, disfrazado de amigo, de cervezas y música barata. Nunca estuvo más linda y perfecta a mis ojos, y nunca deseé tanto amarla como esa noche en que su mano se estrechaba bajo mi brazo mientras entre historias, licores y risas, el silencio de adolescencia se volvía a hacer presente.


Pasó que volví a tenerla cerca. Pero esta vez las miradas no se agacharon, los ojos no se esquivaron, y las manos no se reprimieron aruñar pieles sudorosas, aromatizadas con tabaco y luces de discoteque.


Sentía el golpe de su corazón en mi pecho, con ojos que se apagaban mientras más me acercaba, conocedores los dos de que esos silencios solo mueren con el sonido de labios amándose, y todo fue tan natural y sencillo, que llegué por un momento a pensar que era esta solamente otra de mis noches con ella en espíritu, nadando en una de esas historias alteradas en que al fin su sonrisa se moría en un beso esperado desde niños.


Y no fue solamente uno. Fueron muchos labios comiéndose, respiraciones alteradas y lenguas tocándose. Fue la perfección del deseo y amor durante la noche en que se nos dio, y no importaron para nada las caras incrédulas, ni las frases de “jamás pensé que nosotros..”. Esa fue nuestra noche, y el silencio fue roto con carne que nunca en mi vida tuvo un sabor tan dulce.


hay cosas que hay que disfrutarlas en el momento, porque desde antes se sabe que son instantes únicos que nunca se repetirán”


“nunca en mi vida imagine esto, David. Y tengo que decir algo…nunca jamás disfruté tanto salir con alguien a como lo hice hoy. Esto debemos repetirlo…”


“algo me hace estar seguro de que no se repetirá…”


“si se repetirá…”


El último beso no supo a placer. Porque no había en el esa promesa de cariño que quiere ser amor. El silencio estaba roto, y ahora todo el ruido de los autos, la música, la gente, y el motor del taxi esperándome fuera de su casa, lo contaminaban y echaban a perder.


Abrió el portón, me dí la vuelta, y respiré aliviado y feliz. Algo me dijo el taxista que no logro recordar acerca del amor, porque de seguro se me desangraba por la cara y lo notó. Pero ya en mí solo había ruido y un vacío que comenzó cuando se escapó de mi último abrazo. Y nada más.


Mantuvimos por siempre el ruido que nos alejaba. El hueco en el pecho ya estaba lleno, y talvez la certidumbre de que nuestra historia sería demasiado intensa, nos hizo renunciar a ella, para dejarla como el recuerdo de una noche en que se hizo el silencio más hermoso que jamás he podido escuchar.


Años más pasaron, y como profecía, el silencio nunca volvió. Pero ella aún está conmigo, aunque en un tipo de amor distinto, y doy gracias a la vida por eso, que si bien no se pierde en mi pecho cada noche, tampoco deja de dibujarme enormes sonrisas cada vez que como cuando fuimos adolescentes, nos contamos nuestras historias.


Pero en nuestras historias, yo jamás volví a ser el héroe.




24 Se han dejado perfumar:

Terox dijo...
16 de mayo de 2008, 19:08

Mae, muy bueno...

La despedida que se convierte en el recuerdo dulzón...

Le sugiero que le cambie las etiquetas, porque "Melcocha y sus culioladas" como que le quita el glamour a la historia.

Capitán Melcocha dijo...
16 de mayo de 2008, 19:22

jajaja..esta bien, luego la quito...es que era mientras hacía el borrador..
jaja!!

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...
16 de mayo de 2008, 20:04

Wow Capi!!!

Me hiciste suspirar...
Me encantó,

Demasiado sentimiento hecho melancolía.
Que triste es cuando uno sabe que un beso será el ultimo, y no habrá mas regreso.

Julia Ardón dijo...
16 de mayo de 2008, 20:09

Ay, me hiciste llorar...
Qué delicia de historia...y qué cercana de tantas maneras...

( ponele "Fábrica de melcochas La Estrella")

Capitán Melcocha dijo...
16 de mayo de 2008, 20:51

HEIDY: de hecho talvez cambie la imagen..tengo una sonrisa de esa mujer por ahí en una foto..saldría bien....

JULIA: hmmm....no suena tan mal...sobre todo porque venían con premio!!

Amorexia dijo...
16 de mayo de 2008, 21:57

Mae, hay amores distintos, y hay amores que mueren juzto en el momento en el que se concretan, por eso debes estar agradecido, de que no fuera lo que te ocurrió, aveces el amor es un centro.

Amorexia dijo...
16 de mayo de 2008, 21:59

P.D. quién le dijo a Shakira que eso que hace ahora de fingir la voz y sus canciones rebuscadas y melosas son buenas? Melco, el acompañamiento musical no esta a ala altura de tu texto, mucha melcocha para tan poca artista, jejejejeje (Una ácida opinión)

Reina de Ebano dijo...
16 de mayo de 2008, 22:26

Es para llorar que buscamos nuestros ojos
Para sostener nuestras lágrimas allá arriba
En sus sobres nutridos de nuestros fantasmas
Es para llorar que apuntamos los fusiles sobre el día
Y sobre nuestra memoria de carne
Es para llorar que apreciamos nuestros huesos y a la muerte sentada
[junto a la novia
Escondemos nuestra voz de todas las noches
Porque acarreamos la desgracia
Escondemos nuestras miradas bajo las alas de las piedras
Respiramos más suavemente que el cielo en el molino
Tenemos miedo

Nuestro cuerpo cruje en el silencio
Como el esqueleto en el aniversario de su muerte
Es para llorar que buscamos palabras en el corazón
En el fondo del viento que hincha nuestro pecho
En el milagro del viento lleno de nuestras palabras

La muerte está atornillada a la vida
Los astros se alejan en el infinito y los barcos en el mar
Las voces se alejan en el aire vuelto hacia la nada
Los rostros se alejan entre los pinos de la memoria
Y cuando el vacío está vacío bajo el aspecto irreparable
El viento abre los ojos de los ciegos
Es para llorar para llorar

Nadie comprende nuestros signos y gestos de largas raíces
Nadie comprende la paloma encerrada en nuestras palabras
Paloma de nube y de noche
De nube en nube y de noche en noche
Esperamos en la puerta el regreso de un suspiro
Miramos ese hueco en el aire en que se mueven los que aún no han nacido

Ese hueco en que quedaron las miradas de los ciegos estatuarios
Es para poder llorar es para poder llorar
Porque las lagrimas deben llover sobre las mejillas de la tarde

Es para llorar que la vida es tan corta
Es para llorar que la vida es tan larga

El alma salta de nuestro cuerpo
Bebemos en la fuente que hace ver los ojos ausentes
La noche llega con sus corderos y sus selvas intraducibles
La noche llega a paso de montaña
Sobre el piano donde el árbol brota
Con sus mercancías y sus signos amargos
Con sus misterios que quisiera enterrar en el cielo
La ciudad cae en el saco de la noche
Desvestida de gloria y de prodigios
El mar abre y cierra su puerta
Es para llorar para llorar
Porque nuestras lágrimas no deben separarse del buen camino

Es para llorar que buscamos la cuna de la luz
Y la cabellera ardiente de la dicha
Es la noche de la nadadora que sabe transformarse en fantasma
Es para llorar que abandonamos los campos de las simientes
En donde el árbol viejo canta bajo la tempestad como la estatua del mañana

Es para llorar que abrimos la mente a los climas de impaciencia
Y que no apagamos el fuego del cerebro

Es para llorar que la muerte es tan rápida
Es para llorar que la muerte es tan lenta

VH

SAludos desde el mar de ORion! Hermoso texto

Andrea Villegas dijo...
16 de mayo de 2008, 23:46

Bueno, mentiría si no digo que se me llenaron los ojos de lágrimas. Es raro, porque creo que todos alguna vez sabemos a lo que sabe un beso de despedida, aun si no se ha dicho nada al respecto.

Muy linda historia, capitán, de verdad. Me ha llenado de melancolía y todo, pero al fin y al cabo, creo que las cosas son como tienen que ser.

Pero siempre queda esa duda de ¿qué habría pasado si...?

caracol dijo...
16 de mayo de 2008, 23:54

creo que nunca he sentido ni tenido una experiencia así. Me conmueve saber que cosas como estas pasan en el ser humano... que talvez un día yo sienta así con alguien. También que existan los que puedan describirlo con palabras.

John Doe dijo...
17 de mayo de 2008, 14:33

Un beso de despedida, lo he dado... lo reviví y lo dí... es muy fuerte y uno sabe que es el último, el del adiós...

Muy bueno ese post, conmovedor, verdadero... wow!!

El último beso, de amor y pasión, lo dí hace más de un año... duele recordarlo... el beso de la despedida...

Shirley dijo...
17 de mayo de 2008, 14:53

Como ya te habia dicho, que triste historia!!! Y aun sabiendo desde el principio que no se iba a repetir. Talves si se hubiese repetido, esa bonita amistad que tienen no existiria. Y ese aire que respiran cuando se miran el uno al otro se hubiese desvanecido.

andrés dijo...
17 de mayo de 2008, 16:56

Melco, este post esta genial... no puedo decir otra cosa mas q genial. A mi me paso con una chavala una historia parecida... años apsamos escondiedno el amor q sentia el uno por el otro y cuando por fin lo dijimos... no logramos estar ni 3 meses juntos, yo decidi irme por q era mas melancolia q realidad

Muy buen post, nuevamente melco!

xwoman dijo...
17 de mayo de 2008, 20:07

Hay encuentros que son para siempre, maravillosos. Despedidas eternas también, la diferencia está en la importancia que le demos. yo prefiero los encuentros, sí, las despedidas duelen para siempre.

Me encantó.

misantropeli dijo...
18 de mayo de 2008, 15:43

En verdad soy de las que creo que la vida se mide en función de los momentos capaces de quitar el aliento y engrandecer al corazón. Tu historia son de esos momentos dignos de recordar, relatar y por supuesto atesorar.
Por hoy m quito el sombrero capitán melcocha!!

Julia Ardón dijo...
18 de mayo de 2008, 19:38

Sobre la canción de Shakira. A mi me emociona mucho cada vez que abro este blog y me sale. Me parece preciosa.

Solo quiero aclarar que la subió UAS en el primer post y se puede poner pausa cuando abrís si no te gusta.
A veces lo que no nos gusta no es que es malo, sino, solo eso: que no nos gusta, y como en gustos no hay nada escrito...

maureen dijo...
18 de mayo de 2008, 21:04

uyyy excelente
creo que todos hemos pasado por un tipo de amor similar, de silencio similar y de recuerdo similar
definitivamente queda plasmado como fotografia xq una vez tomada, solo nos queda el recuerdo y una pequeña estela de nostalgia
no mala, simplemente un hermoso recuierdo
me gusto melco, me gusto muchooo
***odio la verificacion de palabra

Capitán Melcocha dijo...
19 de mayo de 2008, 5:50

AMOREXIA: mae...este..ehhh..que pelada pero la canción es del post de UAS, no del mio....ehhh....jajaja!!

REINA DE EBANO: ay, pero que botada que anda! yo voy a tener que guardar todos los poemas que Amorexia y vos ponen en los blogs que escribo, porque son demasiado intensos.

Gracias! de verdad!!

ANDREA: y yo creo que por mi parte voy a dejar esa duda en el aire. No crea, no sería tan imposible intentarlo, pero nunca he preguntado que opina ella, y después de todo, creo que ya esto se quedó así.

CARACOL: ah, vieras que por esos pequeños momentos ricos del amor, vale la pena llevarse sus buenos golpes. la verdad, abrir el corazón es riesgoso, pero es mucho mejor que dejarlo cerrado (no debería decir esas cosas)

JOHN DOE: pues valla redactandolo, por acá se lo publicamos!!

SHIRLEY: eso sí. vieras que somos muy amigos, y de siempre lo hemos mantenido asi. incluso creo que aunque no hubiera funcionado nada que se hubiese intentado, seguiriamos siendo excelentes amigos. Diay, son 27 años de conocernos!!

ANDRES: a veces tambien pasa que por uno aguantarse las cosas, suceden en el momento no adecuado. hmm, talvez el amor halla que vivirlo en el momento en que es impulso, y no cuando ya se ha convertido en capricho.Pura vida por darte la vuelta!!

XWOMAN: huy..que rica frase esa de preferir los encuentros a las despedidas! la verdad que sí, no lo había visto de ese modo, pero hay personas a las que uno nunca deberia decir Adios!!

MISANTROPELI: eso mismo! pura vida! yo no se como hay tanta gente que solo ve lo malo, habiendo pequeñas cositas tan ricas y deliciosas!! la verdad, la vida se merece más respeto y agradecimiento de nuestra parte.
Gracias!!

JULIS: gustos son disgustos. por eso yo me gusto porque me gusto! guipipipi!!

MAUREEN: pos que dicha!! eso fue algo que me paso hace unos que...5 o 6 años, y que fijo voy a guardar por siempre como un excelente recuerdo!!

Mi pais inventado... dijo...
19 de mayo de 2008, 11:56

ke delicia de post!!!
'El amor kuando no muere mata... porke amores ke matan nunka mueren..., dice Sabina'

jose dijo...
19 de mayo de 2008, 21:34

Muy bueno el post. Todos tenemos una historia asi. La separacion, ese ultimo beso, los brazos separandose lentamente en el abrazo final... muy intenso. Recordar los buenos y maravillosos momentos es una cura para el alma, para la soledad, para el recuerdo mismo. Duele mucho perder, aun cuando la amistad persista, pero "eso" maravilloso ya no esta.

Capitán Melcocha dijo...
19 de mayo de 2008, 23:04

NE: y vos sabés bien lo que a mi me gusta esa canción!!

JOSE: "eso maravilloso"...que divertido ver que a algunos les dura una eternidad..y a algunos es apenas un suspiro.

que rico ha de ser permanecer tanto con una mujer en ese permanente estado de amor...demasiado rico!!

John Doe dijo...
20 de mayo de 2008, 8:18

Capitán Melcocha, en cuanto tenga escrito "el último beso" (que no se di se va a llamar así ese post) se lo envío... no se como, pero se lo envío... jeje

Capitán Melcocha dijo...
21 de mayo de 2008, 20:38

Mae, ahí vamos a poner una opción para que la gente nos mande sus escritos. Bienvenidos sean!!

SarksTico dijo...
22 de mayo de 2008, 17:53

capi! ese texto está en todas!!!
eso de las varas platónicas debería qdar así...

X FAVOR.. QUITEN LA VERIFICACION DE PALABRA!!!!!!!!!

Volver al inicio Volver arriba

Perfume de un beso.