Desconocidos


Para los que amé, he amado y amo todavía.



¿ Tiene que ser así necesariamente?
Hay gente que no puede rebelarse contra el convensionalismo obtuso que arrastra a las parejas al desamor cuando se separan. Por lo que sea.

No hemos aprendido a celebrar el encuentro y entender que si termina no tiene por qué terminar en desencuentro.

Nos falta abrazarnos en la despedida. Agradecernos.
¿ Por qué pasa tanto?

¿ Es necesario herirse? ¿ Insistir en la legalidad? ¿ Convertir el sudor compartido, las humedades, los besos, los hijos, las hijas, el cariño cotidiano...en un simple papeleo que manejan ajenos abogados sin sensibilidad? ¿ reducir aquello a un asunto de plata y propiedades?

¿ Por qué no ponerse de acuerdo como hermanos, como amigos, con Amor del Bueno, del que no necesita apegarse a lo que se va, pero es capaz de entender que de todo lo compartido tiene que quedar música, perfume, flores...gracias, abrazos...?

¿ Por qué resentirse si no nos aman más? ¿ por qué el reclamo si nos dejaron de amar? ¿ Por qué esa inmadurez?

Acabo de leer "El Infinito en la Palma de la Mano". Lo recomiendo muchísimo. Es la última novela de Gioconda Belli. El paraíso de Eva y de Adán, aprender a reconocerse, a amarse, a trabajar juntos por la vida. El dolor de la partida. El recomenzar.
Entendí muchas cosas. Lloré mucho al final y pensé en gente cercana a la que le están pasando cosas dolorosas como estas.

Porque esto de desconocerse al final no lo puedo entender ni lo podré entender nunca más.

¿ Por qué hay gente que insiste en herir a gente buena? ¿ Qué vanidad le mueve? ¿ No se da cuenta que hiriendo a quien le amó se hiere a sí mismo?

Qué innecesario y obtuso eso de pelearse cuando hay un divorcio o una ruptura amorosa.

Lo viví con mis papás. Lo he visto en otras parejas. Pero también he visto gente valiente que sabe manejarlo con madurez, con amor y amor propio. Que entiende que tras la ruptura puede quedar la solidaridad, el respeto, la amistad, que al final es la forma más perfecta del AMOR cuando la pasión se ha ido y solo quedan los hijos y la historia de una familia que fue y que no pudo seguir siendo de igual manera pero puede modificarse y mantenerse. Para bien de todo el mundo. Siempre cuento con satisfacción especial como dos de las ex-mujeres de mi marido se acercaron a acompañarle ratitos en su lecho de muerte y como a mi me llenaba de orgullo verlos acercarse, aliviarse...Una de ella me ayudó a cuidarlo al final ratitos para que yo descansara. ¿ si eso no es amor qué cosa es? Me siento tan contenta de haberlo podido vivir así....

En otras historias fui herida. Me dejé herir, para decirlo más correctamente. Y nunca se me ocurió echar por la borda los hermosos momentos compartidos. Con nadie. Algunas rupturas me costaron más que otras, hubo lágrimas, reclamos, dolor, discusiones, groserías incluso...pero nunca, nunca, nada de eso le ha ganado al Amor que me quedó en el corazón. El que siempre quedó.
A todos los hombres que he amado los sigo amando, de otra manera, los respeto y les agradezco todo lo que pudieron darme.
Fui privilegiada cuando recibí sus atenciones y su interés. Todos me dejaron darles lo que yo quería darles. Nos gozamos mucho. ¿ por qué desconocerse después?
Nada que ver.
Los guardo con cariño en mi corazón. Para siempre.
Por dicha nunca me tuve que divorciar ni fui a resolver con abogados cosas que no pudiera resolver un abrazo de perdón.


Julia

10 Se han dejado perfumar:

Denise dijo...
23 de mayo de 2008, 9:54

Julia, eso me recuerda a una amiga que dice que uno no puede ser amigo de sus ex... yo creo que hay casos que ameritan ni saludarlos en la calle, pero son las excepciones, más bien creo que alguien con quien compartiste un trozo de tu vida tiene muchos puntos a favor para seguir estando ahí, de otra manera. Yo, por ejemplo, soy muy amiga de mi ex novio... después de llorarlo y pasarla mal, encontré la forma de tener lo mejor de él, de alguien que me conoce y me entiende tan bien.

Amorexia dijo...
23 de mayo de 2008, 10:34

Sabina decía que al lugar donde haz sido feliz no debieras tratar de volver y yo creo que tenía razón, pero hjay quienes siempre vuelven en su día, y otros que nunca se fueron. Yo abrazo a mi pasado con el olvido, por que en mi caso; y este es solo mi caso, es mejor para mi.

Julia Ardón dijo...
23 de mayo de 2008, 10:59

A veces ( ojo, no generalizo) Resistir es persistir.

Cada vida es distinta. Lo que duele es el desamor cuando se acompaña de groserías.

Terox dijo...
23 de mayo de 2008, 11:57

Como dice la canción de Serrat:

"Me iré despacio un amanecer
que el sol vendrá a buscarme temprano.
Me iré desnudo, como llegué.
Lo que me diste cabe en la mano.
Mientras tú duermes deshilaré
en tuyo y mío lo que fue nuestro
y a golpes de uñas en la pared
dejaré escrito mi ultimo verso."

El problema está en eso de "deshilar", cuando la mayoría tendemos a desgarrar la tela que juntos tejimos...

A veces es mejor comprender las propias limitaciones y simplemente evitar el contacto...

Shirley dijo...
23 de mayo de 2008, 12:28

Hola!!

Un dia me dijeron que si uno camina por un jardin lleno no de espinas, es mejor salir de ahi y alejarse porque te puedes lastimar.
Mira, que este post me cayo como anillo al dedo porque estoy pasando por lo mismo, pero vieras que muchas veces uno quiere hacer las cosas correctamente sin asesoria legal pero es muy dificil cuando ambos no se ponen de acuerdo y aun mas cuando la otra persona lo que busca es herirte mas, entonces ni modo, hay que buscar ayuda por fuera, aunque duela!

Capitán Melcocha dijo...
23 de mayo de 2008, 14:52

Es tan difícil porque ambas personas no están sintonizadas en el mismo canal y no ven las cosas de la misma manera. Y lo sé en carne propia, que por un desamor (que talvez fue un amor que nunca creció lo suficiente), tuve y he tenido que tragarme las peores situaciones, ya por 9 años de mi vida.

De verdad, como duele que te haga el mal alguien a quien uno quiso tanto, alguien por quien se entregó tanto de uno mismo..para que todo se valla al carajo y cuando uno trata de levantarse con dignidad de nuevo, lo empujen en el concreto, te majen la cabeza, y no se sientan satisfechos hasta ver salir lágrimas de mis ojos. Lágrimas que de mí no van a ver, aunque la ira y el odio de un par de momentos estuvieron a punto de sacarlas.

Pero bueno, el tiempo nos hace fuertes y sabios, y se comienza a dejar mucho de ese pasado malo, pero como cuesta. Pucha, como cuesta respetar a alguien!! Por Dios, en nombre de los bellos momentos compartidos, no merece esa persona que se le deje tranquila y se le facilite la vida??

Es una historia larga. Algún día la contaré.

John Doe dijo...
23 de mayo de 2008, 16:32

Lo mismo me pasó a mí y, aunque no me considero maduro, tuve la suficiente madurez como para quedar en buenas condiciones.

Me dolió mucho al principio, lloré muchas noches y grite mucho,pero ahora somos buenos amigos, salimos de vez en cuando... nos vemos como si fuéramos hermanos y nos cuidamos el uno al otro...

Porque pienso que, por esos momentos de felicidad que él me dio, vale la pena seguir cultivando esa amistad y ese amor que nos tenemos, aunque cada quien este en caminos distintos.

Muchas veces quise salir corriendo de su lado, olvidarlo y empezar todo de nuevo... pero me quedé, seguí a su lado,como amigo, y busqué la forma de crecer y verlo como un amigo al cual puedo contarle mis cosas...

Recuerdo el día que terminamos, me dijo, mientras me abrazaba "No quier perderlo, quiero que esto que sentimos, nunca se acabe y sigamos como amigos, porque yo lo quiero demasiado como para perderlo así no más..."

Y surgió el último beso, el beso de la despedida... y que dio paso a una linda amistad...

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...
23 de mayo de 2008, 19:13

Es que hay gente que no sabe sobrellevar sus propias heridas, y vuelcan sobre la persona que tanto amaron una vez,toda la bilis, sin darse cuenta que al meter la espada en el costado de esa persona, tambien nuestras manos se hieren con el filo y nos desangramos.

Como dice un proverbio: Para lanzarle barro a tu pròjimo, tienes que ensuciarte las manos tambien.

Ojalá todos pudieramos sobrellevar nuestras heridas y manejarlo todo de una manera adulta, y no peleando como niños

Excelente post

Julia Ardón dijo...
24 de mayo de 2008, 15:15

qué bueno que lo que compartimos por acá sirve para reflexionar.
Yo a veces ni sé.
Porque es fácil hablar de lo pasado, pero qué difícil enfrentar con madurez las múltiples dimensiones de lo presente.

Reina de Ebano dijo...
25 de mayo de 2008, 17:50

Pues cuando crei haber amado, aparecio el amor de mi vida y derribo todo eso q creia. Ahora puedo decir que amo y que soy una mujer plena llena de amor.
Y ademas la vida y mi dios me premian con el amor de un hijo.
Demasiadooooo especial y maravilloso.

Volver al inicio Volver arriba

Perfume de un beso.