Los perfumes de mis besos




Mi padre me besaba con perfume a tabaco. Me cargaba por la casa en sus brazos, quizás con unos dos años de edad, y cada vez que yo veía descuidado alguno de los adornos que el “sin intención” me señalaba, caía de nuevo en la trampa, y hundía su barbilla llena de vellos de dos días en mi cuello provocándome la risa.


Yo sabía que él lo haría…y aún así no podía dejar de ser su cómplice, y hacerme el desentendido hasta que volviese a repetir sus ataques.


Ya mi padre y yo no somos de mucho beso, pero cuando veo su barba recién rasurada, sé que algo hace falta en la escena.









A mis hermanos y a mis amigos los beso en abrazos fuertes, largos y llenos de orgullo. Es un idioma aprendido a través de los años, y que dice cosas como orgullo, cariño y aprecio envueltas en un par de palmadas en la espalda.

Esos besos que no son besos pero son abrazos, tiene perfume a nostalgia, a travesuras de niños, a exnovias y aventuras, a escapadas en el colegio, al primer cigarrillo, a la primera borrachera, a el primer pleito y a canciones de los Cadillacs. Con mis hermanos, el perfume huele a lágrimas, a dolores comunes, a fuerza y apoyo, a ojos orgullosos que nunca se dieron por vencidos, y sobre todo, a risas por un futuro que será mejor para todos.

A la hora de despedirse, esos beso-abrazo siempre dicen algo que es más o menos como "pronto volveremos a estar juntos...por favor cuídate mucho"

De verdad la familia trasciende a la sangre y en ocasiones la supera.





Mi madre y mi abuela me besan con perfume a necesidad y cariño. Ambas son idénticas, y no lo supe hasta que escribí estas letras. Las dos colocan sus manos alrededor de mi cuello y nuca, me jalan un poquito para que pueda llegar mi mejilla a sus labios, y sus manos se sienten tibias, suaves y cariñosas. Luego de lo cual proceden a verme con ojos casi siempre cristalinos, y me dan un abrazo firme, fuerte y extenso, mientras mis brazos las rodean completamente.


Mis viejitas besan incluso a la distancia, con cada llamada, con cada “cuando vas a venir por acá”, “cholo, vieras que hice tortillas”, “y qué? Esas novias?”…


En todo caso, en ellas el cariño es algo genéticamente paralelo, que se transmite de la misma manera de una generación a otra. Y hasta hoy lo vi de esa manera (no saben la sonrisota que me da pensar en esas casualidades!!)






Besé a Tatiana con perfume a Marlboro Light y zacate recién cortado de la cancha del Liceo. Pocas veces se siente tantísimo miedo como antes de unirse a el primer amor. Y creo también que pocas veces he besado tan mal a una mujer.


De Tati solo puedo decir que ella siempre me besó con perfume a “no me dejes, que debajo de esta sonrisa lloro todo el día”. En sus besos había miedo, necesidad y orgullo. Pero muy poco amor, o al menos eso yo sentía.


Nunca dijo palabras de cariño. Nunca supo más que quedarse muda. Incluso el día en que le dije que ya no daba para más. Solamente camino lejos de mí, sabiendo que nunca más volveríamos a tener sonrisas comunes. Y lloré mucho, pero de amor a la libertad..o eso quería creer ….


Por unos días quedé en un limbo acerca de si había tomado la desición correcta. Hasta el día que su padre la castigo y envió lejos, luego de encontrar su cuarto tapizado con mi nombre en las paredes, en el piso, en los cuadernos, en su colchón, y en cualquier rincón que tuviese un espacio libre.


Nunca supe que yo era tanto para ella…Nunca supe que yo era su mundo. Ella nunca lo dijo y yo nunca lo supe leer.


Ese día, el perfume ácido de el remordimiento me dijo que ella me dolería por muchos años…muchos más de los que jamás espere…






A ella la besaré algún día con perfume de hombre enamorado. Llevo ya algún tiempo pensando en como he de sostenerla, que mano detendrá su espalda, y de que lado inclinaré mi cabeza. Me pondré mi mejor colonia, mi mejor camisa y mi mejor sonrisa. Demoraré hasta rasurarme a la perfección, y tomaré un bus para postergar unos segundos más ese encuentro, y planear las palabras que al final las ansias no me dejarán decir.


Pero cuando ella se pare frente a mí, con esa sonrisa bella, los labios humedecidos, y rubor de corazón agitado en sus mejillas, el perfume me envolverá y atontará, me dejaré caer sin tocar el suelo, y terminaré de darle el beso que empezó desde el día que la tuve por primera vez frente a mí y supe que ella podría ser.


Para ella preparo el mejor de mis besos. Para ella preparo lo mejor que hay en mí.






A mi hijo lo besé la primera vez con perfume de miedo e inexperiencia. Y talvez sean los suyos los besos más cambiantes de todos.


Algunas veces lo beso con perfume a “mi amor, te extrañaba..”


Otras el perfume sabe a helados y películas Disney


De vez en cuando, el beso huele a “sé un mejor niño, hazle caso a tu madre”


En otras ocasiones, el perfume dice que ha crecido y que me reflejo en el.


Muchísimas veces, el aroma cuando lo beso le pide que crezca y sea un gran hombre, que no siga mis pasos, porque ya muchos hemos sufrido antes para que el pueda sonreír.


Un par de veces lo he besado con vergüenza, deseando ver en él la fuerza que yo en algún momento no tuve, y que tome un camino totalmente distinto al mío.


Pero siempre, siempre, en cada beso que le doy, va mucho orgullo y amor.


Mucho amor.


Y me pregunto una cosa…


Cuando el sea un hombre….extrañara mi barba sin cortar por dos días hundiéndose en su cuello???




16 Se han dejado perfumar:

Amorexia dijo...
3 de junio de 2008, 21:05

a tus inspiradas palabras mi amigo, mi cuota y mi ientento:

En tus ojos se aparece mi fantasma
tus lágrimas son sentimiento y sueños que se pierden
la mueca en tu boca es el beso ultimo que no nos dimos
y las palabras que anudaste para no decirme...

Yo te miro desde lejos en tu habitación
soy oscuridad a oscuras desde el sitio mas triste de la noche
me uno al peso de la misma y caigo sobre tu sueños
tus sollozos liberan pequeñas mariposas azules
que estallan contra el techo

Y yo sigo siendo tu fantasma
mantienes el silencio para sentirme y no lo haces, soy silencio en silencio
un recuerdo que desatas, te miro olvidarme, hasta el nuevo recuento...




Y es que como podré decir que pasamos desapercibidos en nuestras vidas?
como poder decir que no me extrañaras más?
acaso no llene tu cama de pétalos de beso antes de que te acostáras?
acaso no te regale mis ojos cuando veías el reflejo de el Cinturón de Orión en ellos?
acaso no lleve arena a tus pies el día que no pudiste visitar el oceáno cósmico?
y te regale hojas secas?
y te robe uno de varios pares de aretes?




Acaso no te susurre en la boca la caricia mas profunda?
y plante un jardín con mis labios por tu cuerpo?
acaso no enrede mi aliento con el tuyo y dibujamos medusas azules en el viento?
será que el olor a madera de tu piel no fue capaz de retener mi vida frágil en el tiempo?
el tiempo ese maldito!
la vida esa miserable!
trascendimos el universo hasta el encuentro
y hoy tan solo de un soplo debo irme!




Tu beso me ata nuevamente al delirio
decido no dejarte y creo
mas me llaman de lo incierto
te dejo atrapada en una tristeza desolada
me llevo mi fantasma
te dejo mi deseo de el olvido
y la caricia mas profunda que no te di sobre tu alma.

saludos desde mi extraño país.

Julia Ardón dijo...
3 de junio de 2008, 22:11

Ojalá los hombres no dejaran nunca de besarse.
Yo en casa, los animo a seguirse besando.
Es algo que no deben dejar. Pienso yo.


Hermoso texto, hermosos sentimientos, hermosas historias.
Qué bonito.

La canción del Perfume de un beso, a mi me la cantaron el martes pasado. fue muy especial. Muy especial. Hay cada regalo que le llega a una de repente...

maureen dijo...
3 de junio de 2008, 22:15

me encantaron no, no, no casi me matan tus perfumes
hermoso realmente hermoso
............
sabes que yo creo que esa barba (la sensacion es genetica)puede que si la tenga, puede que si la extrañe..........

amor dijo...
4 de junio de 2008, 4:22

a mi hijo de tres años lo beso con frecuencia, lo cubro de besos, tal es la ternura que siento, pero hay quien sigue viendo el beso entre varones como algo afeminado o poco masculino, yo no lo comparto


amor

Terox dijo...
4 de junio de 2008, 7:52

Excelente Melco... tal parece que vos escribís directo del corazón.

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...
4 de junio de 2008, 13:00

Wow !!!!
Me dejaste pensando en todos los perfumes que llevan mis besos.

Me dejaste suspirando chiquis!!

Excelente post

misantropeli dijo...
4 de junio de 2008, 14:03

Tengo que admitirlo: casi casi lloro!! jejejeje. Demasiado lindo lo q escribiste.
Y aunque para ser sincera entre los besos y abrazos, generalmente me despiertan más emociones éstos últimos, indudablemente los besos le dan a la vida ese toque único de amor, sabor y emoción.

xwoman dijo...
4 de junio de 2008, 16:26

Qué hermoso texto. Sumamente personal y cargado de emotividad. Así debe ser. Todo aquello que se siente se debe decir, lo que dejamos guardado muchas veces nos atormenta.


Los besos, ahh los besos: algunos fraternales, amorosos, apasionados, sinceros, falsos...los he conocido también crueles.

Por suerte la vida nos regala la oportunidad de volver a besar.

Capitán Melcocha dijo...
4 de junio de 2008, 17:17

Amorexia: solo el comentario es un post aparte!! Porque no lo publicas acá??
Gracias, mi hermano!

Julis: vos sabes que hasta el día de su muerte, y a pesar de estar yo ya bastante grande, mi abuelo siempre me besó??

Y olía a madera..y a tierra..

Maureen: si así es el olor...imagínese el sabor!!

Amor: pues yo lo hago igual con mi hijo de 8 y creo que nunca lo dejaré de hacer

Terox: diay, mae, es lo que uno tiene que hacer si quiere escribir un blog honesto...tirarlo desde el corazón

Heidy: Pues ya sabés..acá se reciben aportes...

Misantropeli: yo digo que ambos tienen cualidades importantes..opr eso es tan rico cuando vienen juntos!!

X Woman: huy....esos besos de despedida son los más crueles que puede haber...

Hace un tiempo dí uno de esos...que ni mis labios se querían abrir..es como besar un muro!!

SarksTico dijo...
4 de junio de 2008, 18:44

esto me recuerda la simpleza de mi último beso!! q al rato no fue tan simple..

Andrea Villegas dijo...
5 de junio de 2008, 14:29

Y yo que pensaba que los besos sólo se recordaban por el sabor o por el calor, jeje...

^_^ muy bueno

Shirley dijo...
6 de junio de 2008, 16:00

Es tan lindo ver a un hijo grandecito besando al Papa, se nota un grado de respeto y amor, yo creo que eso tendria que seguir siempre, y el beso a un hijo es lo mas lindo y tierno del mundo.

John Doe dijo...
7 de junio de 2008, 9:38

Yo beso a mi padre... un beso de buenas noches, de hasta luego, que le vaya bien en el trabajo... A mi madre, besos de amor, agradecimiento, de alegría... a mi hermana, de amor y felicidad...

He recibido besos que tienen perfume a soledad, a necesidad... que no tienen perfume alguno... desesperación y miedo...

Mi ex daba besos que tenía olor a tranquilidad, paciencia, cariño...

Hay besos con perfumes y aromas que nunca se nos van de la mente...

Excelente post!!

He re

U.A.S dijo...
7 de junio de 2008, 21:25

Mi papá siempre me besa en la cabeza. Y la primera vez que besé a un hombre, inmediatamente recordé la sensación de la barba de mi papá en mi cuello. Son sensaciones que uno no olvida, solo deja de pensar de ellas

MARISA dijo...
21 de junio de 2008, 10:41

capitán..alegre de verte a tí también por aquí..buscando a denise me encuentro contigo !!bonitas palabras wapo

Volver al inicio Volver arriba

Perfume de un beso.